Publicado el

10 Claves para Viajar en Avión con Bebés o Niños Pequeños

Volar puede ser una experiencia agotadora para cualquiera y, para una madre novata, con bebés o niños pequeños puede significar toda una odisea. Para hacer que la experiencia sea lo más tranquila y agradable posible, a continuación te damos 10 recomendaciones que de seguro te ayudarán a la hora de preparar y llevar a cabo tu viaje.

1. No Reserves vuelos demasiado temprano:

hora-indicada

Este es un error de madre principiante. Aunque las 8:00 a.m. pueda parecer un horario estupendo para viajar, en un vuelo internacional tendrías que estar con 3 horas de antelación (osea a las 5:00 a.m.), más una hora que tardarías para llegar al aeropuerto (osea que saldrías de casa a las 4:00 a.m.), más otra hora para organizarse y estar listos (te despertarías como a las 3:00 a.m., y eso si eres super mamá). Haz bien las cuentas para no tener que madrugar demasiado. Cuando se trata de vuelos de más de 8 horas, te recomendamos que sean nocturnos, de esta manera tu bebé podrá descansar mejor, continuando con su horario de sueño habitual.

2. Elegir un buen asiento puede hacer la diferencia:

buen-asiento

En muchos aviones los asientos de la primera fila cuentan con más espacio para los pies e incluso permiten instalar pequeñas canastillas suministradas por la aerolínea, donde los bebes más pequeños pueden descansar cómodamente. Incluso con niños un poco más grandes, la primera fila puede ser más cómoda, en especial la ventanilla, donde hay más privacidad a la hora de los cuidados más personales como amamantar. Por ningún motivo solicites los asientos cercanos a los baños o a las zonas de servicio, pues el alto tráfico de personas y el ruido pueden exaltar al bebé e impedir que descanse bien.

3. Descansa todo lo que puedas el día anterior:

descansar

Asegúrate de empacar y tener listo todo con antelación. La noche anterior al vuelo no deberías dedicarla a otra cosa que no sea a descansar con tu bebé, preferiblemente desde temprano (¡muy temprano!). Ten en cuenta que se viene un largo día: tendrás que levantarte temprano (ver el numeral 1), pasarás largas horas en aeropuertos y aviones, caminarás largas distancias, cargarás mucho a tu bebé y seguramente no podrás dormir hasta llegar a tu ciudad de destino. El vuelo por si solo ya es algo suficientemente agotador como para darse el lujo de no dormir bien la noche previa.

4. Empaca todo lo necesario y un poco más:

buena-ropa

Asegúrate de llevar suficientes pañales, pañitos, ropa para cambiarse, zapatos, tetero (agua y fórmula), compotas, snacks, agua, una manta (el aire acondicionado del avión puede ser muy frio), juguetes y una tablet con juegos o vídeos que le gusten a tu bebé. Ten en cuenta que pueden haber retrasos en los vuelos y que podrías necesitar más pañales de los que pensaste inicialmente. Trata de que todo esté empacado en paquetes y porciones fáciles de manejar, abrir, y cerrar. Y por favor: ¡No olvides la cuchara!

5. Empaca todo en un solo morral y lleva un coche:

equipaje-comodo

Y aunque no todas las mamás son amigas de los morrales, tener las dos manos libres puede ser una gran ventaja a la hora de pasar por seguridad o tener que cargar a tu bebé. Un coche puede ser de gran ayuda, en especial cuando tu bebe duerme o cuando tienen que recorrer largos tramos caminando. Y si la idea del morral aun no te convence, recuerda que cargar una sola pieza de equipaje de mano disminuye la probabilidad de que pierdas u olvides algo.

6. Lleva toallitas desinfectantes y una manta:

equipaje-de-bebe

Los bebés y los niños pequeños no cuentan sistemas inmunes desarrollados y los aviones y los aeropuertos pueden ser sitios donde hay una mayor exposición a microorganismos, dada la variada procedencia y la cantidad de personas que pasan por allí. Y aunque no hay que temer, las toallitas desinfectantes te servirán para limpiar la silla y los elementos que tu bebé pueda meterse a la boca. Además la manta te será útil para cubrir otras superficies potencialmente sucias o frías como asientos, cambiadores y demás.

7. Los bebés lloran. Acéptalo. No enloquezcas:

bebe-llorando

Volar puede ser una experiencia incómoda para un bebé, dado el ambiente confinado, la sensación en los oídos por la altitud o simplemente la incomodidad de pasar muchas horas en una silla. No hay que ponerse nervioso si el bebé llora. La clave es mantenerlos entretenidos y tranquilos. Tener a la mano los juguetes, juegos o vídeos que más disfruta pueden ser de mucha ayuda. Intenta ofrecerle su snack o alimento favorito. Permítele jugar y explorar. Recuerda que lo más importante es que la experiencia sea agradable para ellos.

8. Si el vuelo tiene escalas:

espera-en-aeropuerto

Un vuelo con escalas puede significar una larga espera en un aeropuerto. Sin embargo este es un buen momento para limpiar y refrescar a tu bebé. Un cambio por ropa limpia puede hacerle la espera un poco más cómoda. Algunos aeropuertos cuentan con salas de juego para los niños, lo que será también una oportunidad para mamá descansar.

9. Si puedes, no viajes sola con tu bebé:

viajar-con-ninos

Alguien que te ayude a pasar por seguridad, que cargue tu bebé mientras vas al baño o que te ayude a entretenerlo, puede ser de gran ayuda durante el viaje. Si definitivamente esto no es una posibilidad, aprovecha los privilegios que los servicios del aeropuerto y las aerolíneas dan a las personas que viajan con infantes. Esto puede ahorrarte muchas filas y esperas.

10. Y que atuendo deberías ponerte (mamá):

buena-ropa-1

Se práctica y deja cualquier cosa que pueda incomodarte o darte trabajo. Las joyas (que tendrás que quitarte en todos los controles de seguridad), los zapatos altos y la ropa apretada solo harán más difícil la experiencia. Elige un peinado con el cabello recogido, ponte unas gafas negras para disminuir al máximo el maquillaje y elige zapatos bajos y ropa cómoda. De esta manera te sentirás mejor para enfrentar esta nueva aventura con tu bebé.

Eso es todo. Por favor cuéntanos tus tips y experiencias viajando con tus pequeños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *